Análisis de Insurgency: Sandstorm - Xbox Series X 8

Insurgency: Sandstorm aterriza en Xbox después de una larga espera. El shooter táctica realizado por New World lleva varios años dando guerra en PC, y aunque su lanzamiento en consolas ha sufrido algunos retrasos, finalmente su llegada tanto a Xbox One como a Xbox Series X/S se ha hecho efectiva, con una adaptación que nos está pareciendo muy satisfactoria a nivel jugable y técnico.

Insurgency: Sandstorm llega a Xbox para ofrecernos una experiencia multijugador bastante más táctica y exigente de lo que estamos acostumbrados a ver, sobre todo en consolas, donde ese público más asiduo a las experiencias realistas o los simuladores no es tan habiual. Algo que poco a poco va cambiando con lanzamientos de éxito de simuladores, como el caso recinete de Microsoft Flight Simulator, o con la llegada de más títulos que buscan un aspecto más realista en su propuesta como este mismo Insurgency: Sandstorm, o el también próximo Hell Let Loose.

Si llevabais un tiempo siguiéndole la pista a Insurgency: Sandstorm, podéis estar tranquilos, ya en efecto, como conocíamos de su versión de PC, es capaz de ofrecernos unos combates que ganan en tensión sobre otros juegos, haciendo uso de elementos que ofrecen mayor realismo e inmersión a las batallas.

Y también porque su rendimiento técnico, aunque sin alardes, cumple sobradamente para no entorpecer la experiencia jugable. Hay que tener en cuenta aquí que en 2022 llegarán más mejoras para las nuevas consolas. Y entre ellas esperamos encontrar mejoras en cuanto a texturas, y un rendimiento todavía mayor, a 120 fps.

La forma en la que Insurgency: Sandstorm nos transmite una mayor sensación de inmersión bélica se lleva a cabo mediante aspectos como tiroteos en los que el time to kill será prácticamente instantáneo: una bala en la cabeza o apenas un par en el cuerpo. Con que el juego no nos ofrece ningún aviso sobre si hemos abatido a un enemigo, haciendo difícil saber en la distancia si hemos logrado un disparo certero o no. No hay ayudas de puntería. Si hacemos recargas rápidas, desecharemos las balas restantes del cargador. No hay avisos sobre la cercanía de granadas y explosivos, y el hud durante la partida es mínimo.

Todo esto sirve para ofrecer una mayor sensación de desprotección durante las partidas que genera cierta tensión, y que nos obligar a prestar mucha más atención a otros aspectos, como el sonido, para averiguar desde donde se producen los disparos o desde donde se aproximan los enemigos por el sonido de sus pasos. Sin embargo, gracias a esos detalles, un movimiento bastante fluido, y unos personajes que no paran de hablar y comentar lo que está ocurriendo durante la batalla, se las apaña para no resultar un juego demasiado lento, y mantener un equilibrio realmente bueno entre la acción y la táctica.

Para disputar estos combates contamos con la opción de jugar en modo Coop u optar por el modo Versus, donde jugaremos partidas con otros jugadores divididos en dos equipos de diez. Existen varios modos de juego:

– Push: El equipo que ataca deberá ir capturando zonas una a una. Conforme se capture una zona, el mapa se abrirá un poco más ofreciendo la siguiente, y aumentando en 5 oleadas las vidas de los atacantes. Hay que completar todas las zonas para vencer, y después se cambian los bandos.

– Dominación: Un modo clásico de dominación, en el que existen 3 zonas en el mapa que debemos mantener capturadas para sumar puntos para nuestro equipo. Cuanto más tiempo las mantengamos, más posbilidades de ganar. Es un modo más rápido, ideal si queremos probar nuevo armamento y equipo.

– Frontline: Es una especie de tira y afloja. El funcionamiento es similar al modo Push, la diferencia es aquí ambos equipos atacan y defienden a la vez.

– Firefight: Este es a mi parecer el modo donde más brillan las mecánicas de Insurgency: Sandstorm, tratándose también del modo más enfocado al juego competitivo. En él, contamos con 3 zonas que capturar, al igual que en Dominio. La diferencia es que aquí no vamos sumando puntos por tiempo, sino que ganaremos una ronda si conseguimos capturar los tres objetivos a la vez o si eliminamos por completo al equipo rival. La gracia está en que cada vez que un equipo captura una zona, todos los aliados muertos vuelven a la ronda, por lo que el juego en equipo para mantener las zonas que ya están capturadas, e ir tomando las restantes con mucho cuidado es vital.

Análisis de Insurgency: Sandstorm - Xbox Series X 5

Hemos echado en falta por el momento un modo ranked, sin embargo parece que se trata de un modo que ya se desactivó en su versión de PC debido a la escasa participación de los jugadores. Para reunir de esta manera a todos los jugadores en los dos modos principales, que encontramos también en Xbox: Coop y Versus. Eso sí, en lo que llevamos jugado nosotros en esta adaptación, no hemos encontrado ningún tipo de problema a la hora de encontrar partida, habiendo muchos jugadores actualmente en todos los modos.

Clases y estilos de juego

A su vez, cada equipo contará con varias clases, algunas de ellas con un límite de jugadores, como los tiradores o encargados de los explosivos. Es decir, podremos jugar con tantos fusileros, la clase más “básica”, como queramos, pero por ejemplo los comandantes estarán limitados en nuestro equipo. Se trata de una forma de evitar que haya partidas en las que se abuse de un determinado estilo de juego, lo que sirve para aportar mayor variedad al desarrollo de las partidas.

Optemos por una clase u otra, dispondremos de una serie de puntos que podremos agotar en nuestro equipo. Hay armas que cuestan más puntos que otras en función de sus estadísticas. Y lo mismo ocurre con toda la rehíla de accesorios de los que disponemos para las armas, o el resto del equipo disponible: granadas explosivas, de humor, aturdidoras, protección, pistolas, …

Análisis de Insurgency: Sandstorm - Xbox Series X 6

Lo bueno aquí, es que en nuestra experiencia hasta el momento, no hemos encontrado una clase o set de equipo que sea claramente superior al resto. Es decir, que podemos tranquilamente elegir nuestro armamento en función de nuestro gusto, o de nuestro estilo de juego, e incluso ir variándolo según nos convenga a lo largo de la partida. Lo cual aporta bastante frescura al juego, y además nos permite experimentar distintas combinaciones de armas, equipos y formas de jugar.

Ya hemos comentado que Insurgency: Sandstorm, al menos en su versión de Xbox Series X, donde hemos estado jugando, se ha estrenado con un buen rendimiento (únicamente echamos en falta la corrección de algunos bugs menores). Pero hay hacer mención especial también a un gran uso del sonido, tanto en el inteligente uso que se hace de él para entender mejor las partidas, como a los efectos sonoras de las armas.

Conclusión

La adaptación de Insurgency: Sandstorm a consolas es todo lo que esperábamos de él. Funciona y se juega bien, su propuesta es exigente, pero también divertida para aquellos jugadores que busquen un multijugador diferente. La comunidad en estos primeros días parece lo suficientemente amplia para que no exista ningún tipo de problema en cuando a matchmaking o la bísqueda de partidas. Y en 2022 esperamos recibir mejoras técnicas centradas en la nueva generación. Por lo que si le teníais ganas, podéis estar tranquilos de que ofrecerá lo esperado.

Análisis de Insurgency: Sandstorm - Xbox Series X 7

source https://www.somosxbox.com/analisis-de-insurgency-sandstorm-xbox-series-x/914197

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *