La disputa a bordo del vuelo Ryanair Ibiza-Bergamo la semana pasada no ha sido la única. Las empresas están monitorizando este nuevo fenómeno de quienes se niegan a llevar la mascarilla en los vuelos

Sara Nelson, presidenta internacional de la Asociación de Auxiliares de Vuelo, ha afirmado que «nunca habíamos visto algo así» . Y lo hace durante una audiencia pública con futuros auxiliares de vuelo. Azafatas y varios comisarios de empresas europeas añaden que «si la tendencia no cambia, corremos el riesgo de tener que gestionar pasajeros que no sólo no siguen las normas sanitarias, sino que también están borrachos o, como ocurre en diferentes rutas del Mediterráneo, se embarcan bajo los efectos de las drogas».

En lo que podría ser el primer verano casi normal en la época del coronavirus, el regreso paulatino a los viajes, incluso por placer, va de la mano con el aumento de las peleas a bordo con aquellos que se niegan a usar la mascarila protectora o a usarla correctamente cubriéndose la nariz y la boca. La historia de la viajera problemática en el vuelo de Ryanair Ibiza-Bérgamo , «es solo el enésimo caso en las últimas semanas», asegura la tripulación.

La preocupación no es solo porque los enfrentamientos «nunca se sabe cómo pueden evolucionar». También es porque llevamos meses llenos de restricciones «y cuando suben a bordo notamos a los clientes estresados por el alargamiento de los trámites que conducen desde la terminal a la aeronave y por el aumento de los requisitos de viaje, empezando por el certificado de negativo en coronavirus», afirman quienes trabajan en aerolíneas especialmente low cost.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *